default logo

Cómo hacer que los jóvenes lean clásicos

Contagiar la pasión por los clásicos puede convertirse en un tema espinoso en las aulas y en un esfuerzo titánico por parte de los docentes. Las lecturas obligatorias y la mala fama que han ido cogiendo a lo largo de los años provocan que los alumnos cojan un libro con el ceño fruncido y lo contemplen con total desconfianza.

Nadie quiere obligar a leer a sus alumnos, pero sí reconocemos que forma parte del plan de estudios y, por tanto, es el pan de cada día de muchos profesores. A veces ocurre que es muy difícil que los estudiantes se apasionen por unos libros que ya les quedan muy lejos y que, dependiendo de la edición y la traducción, son tediosos y llenos de un lenguaje pesado. Tal como explica Felix Chacón, con ciertos libros llamados ‘clásicos’ “hace falta cierta perspectiva histórica que te permita valorarlos dentro del contexto en el que fueron creados.” ¿Cómo puede sentirse un alumno identificado con El cantar del Mío Cid, por ejemplo? Cuando obligamos a leer libros que, para nuestros alumnos, cuestan de digerir, estemos consiguiendo que aborrezcan la lectura, no que la amen.

“Los clásicos son libros que cuanto más cree uno conocerlos de oídas, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad.” —Italo Calvino

Así pues, ¿cómo fomentamos el cambio? Con historias universales, que les afecten, que les hagan ver que aunque hayan pasado muchos años desde su publicación, los problemas que tratan siguen sucediendo hoy en día. Debemos hacer un esfuerzo y recuperar aquellos libros que, tal como dice Calvino, nunca acaban de decir lo que tienen que decir y no pueden sernos indiferentes, ya que nos sirven para definirnos en relación y quizás en contraste a él.

Nuevas ediciones de Penguin Clásicos

Ediciones atractivas para clásicos inolvidables. ©Penguin Clásicos

Aún así, y como cualquier libro, los clásicos han de leerse por amor. Calvino afirma que leerlos por imposición está destinado al fracaso. Por tanto, ¿cómo podemos darles a nuestros estudiantes una visión distinta de los clásicos y que se sientan más cercanos a ellos? A partir de un medio con el que se sientan cómodos: Youtube. Las propuestas que os presentamos a continuación son clásicos adaptados a la pequeña pantalla, realizados mediante producciones modestas, independientes y con proyectos de mecenas. Esto, sin embargo, no es ningún desmérito, ya que estas webseries adaptan la universalidad de estos libros a la época actual. Los jóvenes pueden verse reflejados en todo aquello que les sucede a los protagonistas, y su empatía hacia las obras crece de manera más rápida. Si se enganchan a la historia de la pantalla, ¿por qué no podrían hacerlo a la del libro? Por ejemplo, en la adaptación de Orgullo y Prejuicio, Lizzie es una estudiante de Estados Unidos que aún vive con sus padres, está hasta arriba de deudas y su futuro laboral es algo incierto. ¿Os suena?

Cabe decir que están, en su mayoría, en inglés, aunque en algunos de ellos sí se pueden encontrar subtítulos en castellano. Si esto supone un impedimento para mostrar los vídeos en clase, podemos presentarles una propuesta similar: que piensen cómo adaptarían ellos los clásicos a la época actual, qué problemas cambiarían, cómo afectaría eso a la dinámica de los personajes, etc.

Esto son solo propuestas para dinamizar la clase y en ningún momento queremos que sustituyan al libro. No obstante, de este modo pensamos que será más fácil para los alumnos sentirse implicados en las obras, ya que les permitirá establecer un diálogo con ellas, opinar y debatir los problemas que allí se tratan, y abordarlas con más facilidad. Cabe señalar que el profesor debe acompañar a los estudiantes a lo largo de la lectura del libro, trabajando aquellos aspectos más difíciles, analizando el texto y proporcionando una visión contextualizada del autor y sus obras, para que el alumno posea un marco de referencia al leerlo y no se vea solo. Así, al menos, no se sentirá tan perdido, y leer un clásico se convertirá en algo que afecte a toda la clase, no sólo al alumno.

  1. Orgullo y Prejuicio, de Jane Austen: The Lizzie Bennet Diaries

*Primera webseries que se hizo, estrenada en 2013. Contiene subtítulos en castellano y ganó el Primetime Emmy.

  1. Emma, de Jane Austen: Emma Approved

  1. Mujercitas, de Louisa May Alcott: The March Family Letters

  1. Jane Eyre, de Charlotte Brönte: The Autobiography of Jane Eyre

  1. Peter Pan, de James M. Barrie: The New Adventures of Peter and Wendy

 

Y vosotros, ¿cómo lo hacéis para contagiar la pasión por los clásicos?

CALVINO, Italo. Por qué leer los clásicos. Madrid: Siruela, 2012.
CHACÓN, Félix. NieblaPublicado en felixchacon.blogspot.com.es, octubre de 2015
OLMOS, Alberto. Por qué no leer a los clásicos. Publicado en hkkmr.blogspot.com.es, agosto 2010.
Read More

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.