default logo

7 actividades para jóvenes lectores

Si en esta entrada hablábamos sobre 4 consejos para fomentar la lectura, hoy queremos proponeros 7 actividades para jóvenes lectores que podéis realizar en vuestras clases. Si necesitáis algo que llame la atención de vuestros alumnos y, al mismo tiempo, haga que sientan interés hacia la literatura, probad estos ejercicios. Al fin y al cabo, los beneficios de leer son incontables, y si conseguimos que ya desde bien pequeños quieran abrir un libro y leerlo, conseguiremos que se relajen, mejoren la memoria y su capacidad de abstracción, y favorezcan su aprendizaje. Beneficios por doquier, ¿verdad?

Así pues, ¿cómo son estas actividades que, aún siendo lúdicas y dinámicas, tienen el gancho suficiente para que los alumnos se conviertan en unos adictos a la lectura? Actividades en las que ellos sean los protagonistas y vean, simplemente, que hay muchos más libros en el mundo que los que leen obligatoriamente en clase.

1. El juego de la silla ¡con libros!. Coloca en un círculo (o en línea recta) tantas sillas como alumnos tengas en clase. Aparta mesas, crea espacio, y pon música. Cuando hagas stop, los niños tendrán que sentarse y empezar a leer el libro que haya debajo de la silla. Cuando suene la música de nuevo, tendrán que dejarlo y continuar el juego. Al acabar, agrupa los libros y permite que los que quieran seguir leyendo se lleven el libro a casa.

2. Escucha audiolibros. Nuestra nueva adicción es menos tradicional y aporta un toque distinto. Escuchar libros es una buena manera de “leerlos”, ya que los niños tienen la posibilidad de crear imágenes mucho más vívidas en su mente, además de practicar la atención y aplicar estrategias de comprensión. ¿Cómo puedes hacerlo? En Me gusta escuchar y Audible encontrarás multitud de audiolibros que hacen las delicias de cualquier lector, y puedes poner en clase pequeños fragmentos cada día sobre un mismo libro, o ir cambiando. Una manera rápida y divertida de leer en clase.

3. Fomenta los derechos del lector. En esta entrada hablábamos de Daniel Pennac y su maestría como docente, pero de él también podemos sacar los derechos del lector y explotar esta actividad en clase. Los alumnos pueden crear un mural con estos derechos y completarlo con ejemplos personales de libros que hayan releído, cuáles no les han gustado, cuáles son sus favoritos, etc. Tienen que saber que pueden aplicarlos, además de que es una buena oportunidad para realizar intercambio de libros y potenciar el debate en clase.

Libros

4. Clubs de lectura. No nos cansamos de decirlo: leer no es un acto solitario. Lo que lo enriquece es compartirlo con los demás y contrastar opiniones. Así pues, ¿por qué no organizar pequeños clubs de lectura, círculos literarios y demás, alrededor de los libros que hayan leído tus alumnos? Puedes coordinarte con otros profesores y que participen alumnos de distintas clases. ¿La única condición para apuntarte a un club tan molón? Haber leído el libro.

5. Ponle nombre al libro. Explícales que la portada y el título son fundamentales en un libro. ¿Cuántas veces no han leído un libro porque no les ha llamado la atención la cubierta? Propón una actividad: léeles un cuento o un fragmento de una novela a tus alumnos y haz que dibujen la portada y se inventen el título. Expón sus creaciones y coméntalas con el resto de la clase.

6. Universo alternativo. ¿Hay alguna escena, algún fragmento que quisieran cambiar de sus libros favoritos? ¿Personajes de distintos libros que les gustaría que se conocieran? ¡Adelante! Deja que tus alumnos den rienda suelta a su imaginación y que escriban una historia en la que sus personajes favoritos se conocen, cambian el final de una novela o la muerte de uno de los personajes.

7. Haz un seguimiento de la lectura. Abrid un blog en la clase sobre libros. Una vez a la semana, un alumno subirá una reseña sobre el último libro que haya leído. Continua hasta que todos hayan tenido la oportunidad de colgar su reseña en la web, y vuelve a empezar. Además, a lo largo de la semana el profesor puede proponer actividades o recursos que puedan ser de interés para sus alumnos, que también pueden tener un diario de lectura donde escriban el título del libro y la puntuación que le dan (como el sistema de Goodreads) y, así, puedan valorar su crecimiento como lectores.

Ah, y para acabar, no te olvides de lo más importante: lee. Lee con y para tus alumnos. Y comparte tu pasión.

Y tú, ¿qué actividades haces en clase? ¡No dudes en compartirlas con nosotros!


Hopkins, Gary. “25 Ideas to Motivate Young Readers”. Febrero 2016, en Education World. Consúltalo aquí.
National Library of New Zealand. “Classroom strategies teachers use to create readers”. Febrero 2016. Consúltalo aquí.
Xacto.com: “Encouraging ways to promote reading in the classroom”. Febrero 2016. Consúltalo aquí.
Read More

Leave a Reply

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.